domingo, 30 de septiembre de 2012

Casa

Leo que en la trastienda de Amsterdam han construido un nuevo barrio chic al pie de un canal con casas al estilo tradicional: de tres plantas y estrechas. A partir de este modelo, de esta matriz tradicional, los arquitectos, uno por casa, han podido dar rienda suelta a su creatividad. Es lo que decía mi abuelo, que era trompetista: para improvisar es necesario hacerlo sobre una base.

En Santander, que yo sepa, no contamos con un estudio tipológico de viviendas de pescadores. De hecho, las pocas que han llegado hasta nosotros se están echando abajo (ya quedan pocas). Es de escándalo el inventario de solares que hay en el Cabildo de Arriba (o barrio chino: con esta denominación despectiva comenzó todo). Las viviendas son de poca altura y estrechas, como las de Amsterdam; como las de toda la Fachada Atlántica, imagino (increíble el parecido con el barrio de pescadores de Oporto, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO). Lo que no se conoce no se puede valorar, ni defender. Creo que hay motivos suficientes para pensar que nuestra ignorancia es inducida, es decir, que padecedemos un desconocimiento nada inocente.

Que el casco histórico desapareció con el incendio de los cuarenta (esta mentira ha justificado más derribos de nuestro patrimonio arquitectónico que las desapariciones provocadas por el propio incendio) marca el pistoletazo de salida. Y seguimos engañados (o dejándonos engañar) cuando aceptamos que los especuladores urbanísticos saneen "el barrio chino" (por cierto, lo mismo pasará en breve en San Martín de Bajamar).

Nos están expoliando ante nuestros ojos (vendados). Nos están hurtando la oportunidad de crecer en lo que somos, la oportunidad de complementarnos con lo que son otros, de dar a cambio de lo que tomamos. Nos están vaciando por dentro. Y más: no nos están dejando ni la carcasa de lo que somos.

¿Y qué podemos hacer? Primero, aprender. Luego, difundir y convencer. Después, hacer frente común, si llegamos a tiempo.

lunes, 24 de septiembre de 2012

Peluches espeluzniaos




Mogura


Hondal

Barriu La Concha, en Santander, ente las calles Laredu y El Sol, atrevesando una callejuca escura junta´l bar Bender con una puerta metálica que suel está piesllá.

 

Ni-ni

Ni moras pegadas a la carretera ni manzanilla que oiga campana.

domingo, 23 de septiembre de 2012

Echando redes

Los peces, cuando son pescados, pasan a ser pescados. En las pescaderías se venden pescados, no peces. Los peces no se venden.

Pejín tiene la misma raíz que pez, no que pescado.

Por cierto, el plural de pejín es pejines, que no deja de parecerme un resultado próximo a cuchar / cuchares (Cabuérniga).

Y una pregunta: ¿hasta dónde llegan los pejines y empiezan los pejinus, dicho en singular, cuál es la cobertura de pejín y de pejinu? ¿costa oriental y occidental, respectivamente?

Plumas

Leo en diversos medios de comunicación nacionales que investigadores del CSIC han descubierto que los neandertales empleaban plumas de aves para adorno personal "como hoy siguen haciendo tribus indígenas". La noticia publicada por rtve, aquí.

¿Qué quieren decir los científicos del CSIC? Todo en esta noticia se me hace raro. ¿Que los pueblos indígenas empleen plumas para adornarse los hace más próximos a los neandertales, es decir, menos evolucionados que nosotros? Por cierto, y es un paréntesis, escapan a la consideración de indígenas aquellas personas o pueblos que detentan el poder de señalar con el dedo a quienes desde ese preciso momento pasan a serlo. Vuelvo a leer la noticia, y sí, parece que es lo que quieren decir, o es al menos el lugar terriblemente común desde el que emiten el comunicado.

Como el mismo texto de base se repite en todos los medios, entiendo que todos lo han tomado de una fuente común (una agencia) que ha rebotado la nota de prensa emitida por el propio CSIC. Si estuviera en mi mano, pediría explicaciones, primero, y luego responsabilidades. ¿Se merece el CSIC un gabinete de prensa retrógrado (por ignorante)? Quizá sí.


sábado, 22 de septiembre de 2012

La luga de dispués

"La semilla del tilo", poema tomáu d´El instante después (L´attimo dopo), de Massino Gezzi, publicáu pola editorial torrelaveguense Quálea esti mismu añu. Es ésta la tradición a la que me gustaría pertenecer, además de a la de mí subrina cuando se haga mayor.

Si alguien se anima a traduducilu al cántabru, por favor, que me lu invíi.

Cumu me paez que blogger nu respeta versos, vo a ponelu tóu de réu y los versos esapartaos por barras.

"La semilla del tilo"

Mientras esperaba el autobús miraba / las oleadas de semillas de los tilos / llover sobre el asfalto después de un vuelo / de pocos metros: no arraigarán / las ruedas de los coches las aplastarán / en polvo finísimo que la tierra / absorberá, con las lluvias de septiembre. / Me asombraba de su ingenio, del pequeño / aeroplano natural que tienen encima / y las acompaña, en la bajada hacia un tiempo / que no verán nunca. / Al atardecer regresando a casa en automóvil / he sentido algo resbalarme / de los cabellos: y en un brazo me ha aterrizado / una de estas semillas, con las alas / aplastadas y el péndulo doblado. / Lástima que no fuera / un bisonte de pradera, o un antílope / que a saltos atraviesa las montañas: / en un pronto de la carrera habría depuesto / la semilla anidada en mi pelo / en tierra fértil. En cambio soy un hombre / de ciudad, y de poco ha servido / su breve travesía, si ahora / abandono aquel grano más útil / que yo, un viento.

Planeta imaginariu



 
Augusto Rodríguez, "Titi", artesanu de la maera de La Regata, Santiago de Cartes (Cantabria).
 

viernes, 21 de septiembre de 2012

Pintís

 

¡Ajuyi!


Todo es mentira, la verdad

Mi sobrina, de cuatro años, me preguntaba ayer por qué los murciélagos
tienen la cara tan fea, a lo que yo respondí que no sabía. Ella
insistió: “da igual que no lo sepas, dímelo”.

No sé si la necesidad de obtener respuestas, es decir, de ir construyendo
un mundo idealmente seguro, es connatural al ser humano, es decir, si
nacemos con ello puesto, o si por el contrario mi sobrina va adoptando modos culturales
que la obligan a sentirse segura, es decir, no sé si su petición era
instintiva o cultural. En cualquier caso, si fuera cultural, también sería
natural, porque la cultura nunca dejó de ser naturaleza (o al menos una excrecencia suya).

Así pues, si mi sobrina no acaba creyendo en Dios acabará creyendo en la
electricidad, como su tío.

Incendiarios de ídolos, 2


Fragmentu de una conversación con un mineru de Picos d´Europa tomáu d´Incendiarios de ídolos, de Mathieu Corman, editáu pola editorial Cambalache en 2009 y originalmente en francés en 1935.

-        ¿Pero por qué han hecho esta revolución?

-        Era una oportunidad para dar cuenta de un régimen odioso que, oprimiendo a España para mayor beneficio de unos privilegiados, impide a los trabajadores organizar el nuevo régimen social que permita a todos vivir dignamente. ¡Esa oportunidad no podíamos dejarla pasar!

-        ¿Ustedes quieren, pues, aplicar en España los principios soviéticos?

-        Nosotros no queremos seguir siendo las víctimas de un sistema capitalista absurdo, cuya prolongación no puede ser sino nefasta para todos, incluso para los que quieren mantenerlo. Los hombres son solidarios unos con otros; los privilegiados deben darse cuenta de que sus privilegios, que se ejercen en detrimento de la colectividad, no se pueden mantener. Si no quieren comprenderlo (y nunca querrán comprenderlo pues, para ellos, el sentimiento de la solidaridad humana se para a la puerta de la caja fuerte) tanto peor. Harán lo que quieran, pero no impedirán que los trabajadores realicen (para el bien de todos los hombres de buena voluntad) el nuevo régimen que suprimirá las miserias y las enormes injusticias. La reacción aún es fuerte, lo acabamos de comprobar, pero lleva en sí misma su propia muerte, como todo lo que ha sobrepasado su tiempo.

Incendiarios de ídolos, 1


La revolución del 34 en Potes. Fragmentos apañaos d´Incendiarios de ídolos, de Mathieu Corman, editáu pola editorial Cambalache en 2009 y originalmente en francés en 1935.

*

El teniente que manda en el puesto decide presentarnos las preguntas por escrito:

-        ¿Cómo es que están ustedes en esta carretera?
-        Nos hemos equivocado de camino.
-        ¿Por qué se dirigían hacia una región en plena revolución?
-        Los periódicos dicen que todo está en calma en España.
-        ¿Saben ustedes que corren peligro de muerte en la carretera por donde van?

...

-        No tendrían la intención de ir a Potes.
-        ¿Potes? ¿Qué es eso? Nunca habíamos oído esa palabra.
-        Es el nombre de un lugar que ustedes deben evitar si no quieren morir.

...
 
¿Potes o no?
¿Miedo o no?
 
...

Mientras meditamos la decisión, resolvemos también que no tenemos miedo.

...

Otra mina más abandonada por los obreros...

Más adelante, los muros de una casa recién incendiada. El fuego aún está latente y una ligera humareda se desprende de las ruinas hacia el cielo.

...

¿Potes?

Franqueamos un puente sobre el cual gesticulan paisanos armados.

...

¿En manos de quién estamos? ¿Cómo y qué habrá que responder durante el inevitable interrogatorio?

...

Queremos hablar de la revolución. José se vuelve reticente.

De lo que buenamente nos quiere decir, entendemos que Potes se ha sublevado (...) El cuartel de la Guardia Civil fue tomado al asalto; fueron detenidos guardias civiles y se constituyó un comité revolucionario.

Ahora la localidad vive a la espera de la vuelta de las fuerzas gubernamentales que ocupan ya La Hermida, un pueblo a quince kilómetros de Potes, situado en el desfiladero que el río Deva ha cavado en la montaña.

Desde hace algunos días, los aviones sobrevuelan los pueblos de la región y arrojan bombas y octavillas.

José nos aconseja encarecidamente que no pasemos la noche en Potes o en sus alrededores. Cree que la represión será despiadada y que correríamos riesgo de ser detenidos, en tanto extranjeros, en el curso de las operaciones militares.
 

sábado, 15 de septiembre de 2012

Pérdida d´orientación momentánia

Abora toca mirar p´abaju, que cain escarabajos.

Cumunicando (n´Isla Pedrosa)


Amigoz azina no hay máz que unu (en Laredu)


Orden


"Acaldar" es colocar algo donde debe estar y "atotegar" o "atotogar" (la primera variante al lado carmoniego de la Collá y la segunda del lado de Valle) colocar algo donde mejor está, que es bien distinto.

Respecto a la foto, qué demostración de civismo (todavía nos queda) frente al mal hacer de la administración. En la C/ Castilla de Santander.

Muriones...

...cojones (cona misma ráiz que muriu), que no bígaros. Fotu jecha en Santander.

Jalar


Hereos


Fijavos ena actitú pasivu de la princesa y de la hija que no es la herea a la corona (bien aselá la una, durmiendo la otra) frente a la del príncipe heréu y su primogénita. Esti ritratu rial está cripíu d´intencionalidá (y no necesariamente evidente).

Y abora lo importante: jaz dellos días, no muchos, dando una cambalúa por Liérganes, una señora me dijo que allí vivían cumu reis. Confirmamos, asina, lo qu´era d´esperar: si de "bueyes", güeis, de "reyes", reis.

Asubiu

Vo a la pescadiría del súper y se ríin de mí porque lis pido que pongan, amás de "gallos", ojitos. Vo a La Pirula (el bar onde han síu p´amestar abarcas con toros, o eso créin ellos) y se ríin de mí porque lis pido que amás de "quisquillas" pongan esquilas. Vo a la carniciría del barriu y se ríin de mí porque lis pregunto por qué no ponin que la carni "de ternera" es tamién de jatu. Vo a La Casa del Yogur que está nas Estaciones y se ríin de mí porque lis pido que escriban tamién yugur. Vo a la "zumería" (neologismu bien reciente) de San Luis y se ríin de mí porque lis pido que vendan tamién jugos y batos. No digo ya qué pasaría casu de dirigime al Aytu. de Santander pa pidilis que retulin juntu a "Capitán Palacios" el sellencu Calleja Arna.

N´esti estáu de cosas es pa emponderiar que unu de los bares más de moda de Santander se llame ASUBIO. Pa rematar, el logu es preciosu (pasái a velu): tien un airi japonés que lu jaz rialmente guapu. Lástima esa /-o/ final, pero tampocu mos vamos a poner pejigueros tal y cumu está el patiu. Un diez pa ellos, y gracias.

Reductos

La Viesca, de caminu a las playas de Liencres diendo dende Santander a mano isquierda, al altor del hespital. La palabra "viesca" está por recuperar. Tuvía tien lí.
 

Estampas bucólicas para consumo de urbanitas

Veo en la tele, que tengo con el volumen apagado, un anuncio en el que un tipo va en todoterreno por una braña, abre la puerta y suelta unas vacas. Son vacas pintas. Las deja pastando en la braña, en lo alto del monte, a la intemperie, y se marcha. Es un anuncio de Central Lechera Asturiana, "la mejor -aparece escrito en pantalla- por naturaleza". Sí, por la misma naturaleza que va a matar a esas vacas pintas sin remisión si no las sacan de allí al escape.

Archivu del blog