domingo, 26 de febrero de 2012

Ambienta

Númeru de la ravista Ambienta coordináu pol mí almiráu Jaime Izquierdo, aquí. Indispensable.

Santoña

Los amoríos del besugo y la sirena son el bastidor sobre el que se van componiendo las coplillas del Carnaval de Santoña, las coordenadas de un mapa, que, como todo mapa, representa una realidad que se trasluce, en el Carnaval de Santoña, con toda su crudeza: que si la concejala no sé qué, que si tal vecino no sé cuánto, etc. En el fondo, todo, nunca lo he visto más claro, son formalizaciones de lo mismo, lo básico, que no es otra cosa que la necesidad de dotar de lógica al caos; de reclamarla, al menos.

Resulta que el señor con barba y peluca rubia a lo Marilyn vestido de viuda que disparaba coplillas con posta lobera desde el escenario era el mejor de los regeneracionistas que se nos pueda ocurrir.

Y de paso, no deja de ser gracioso, muy, de hecho, que un pez le diga a otro que su mujer es una japuta y el interpelado le responda que no, que se equivoca, que lo que es, es una paparda. O que se tache de torpe al besugo por no haber sido capaz de abrirle las piernas a la sirena. O que los santoñeses se rían de sus vecinos los laredanos porque a su superpuerto no se arriman ni las ballenas.

Tremendo.

miércoles, 15 de febrero de 2012

Slurp

Conoco a un ambientólogu que diz que los seres humanos vivimos pa perpetuar el mueéstru ADN, pa pocu más. El restu (el´amor, l´amista la valíntía, ect.) son artimañas.

Hay genti que nunca dejará de ser bichu.

¿Qué ves? - Un dedo - ¡Qué bien me escondo!

Consciente de la tropelía que le han encargado en Santander, Renzo Piano, el mismo arquitecto al que debemos, y empleo el plural porque es una conquista de la humanidad, el bello Centro Pompidou de París, ha encontrado el modo de apartarse sin dejar de cobrar: el CAB es una relalación entre dos elementos que no son él, es como una interfaz entre los ciudadanos y el paisaje, dice, una caja de resonancia, un potenciador paisajístico. Esta relación entre ciudadanía y paisaje no se sabe muy bien por qué Renzo Piano cree necesario reforzar y, lo que resulta más flagrante aún, él se cree capaz de reforzar. ¿Acaso necesitamos un edificio encasquetado en la bahía para ver mejor la bahía?

De haber sido un arquitecto honesto, al recibir el encargo se habría inspirado en los nidos de urraca que hay en los árboles de los jardines que va a sumir en la sombra.

viernes, 3 de febrero de 2012

Pana

Poco después de jubilarse Pana, responsable de la Fundación Botín, hace muy poco, publicó un tribuna libre el bueno de García de Cortázar, profesor de historia medieval (o de la corona de castilla, que lo es todo) en la UC. Es tanta la humanidad (que no humanismo) de este hombre, que empezó elogiando a Pana y acabó elogiándose a sí mismo. Y todo porque le había dado clase.

Por cierto, aunque parezca sorprende, paternalismoas aparte (a los que es - o era - muy dada), la tesis de Pana versó (se dice así, cuando se trata de tesis, que suena mejor) sobre las sernas. La UC lo publicó al instante. Va a ser cierto que si llegamos a convencer a Botín de que el cántabro existe, triunfamos (¿no firmó el manifiesto a favor de la declaración bic?).

Poco después del tribuna libre de su mentor, Pana publicó otro que no sé muy bien de qué iba porque no pude leer más allá de la tercera línea: sin haber terminado la típica introducción que suele servir de repaso a vista de pájaro de la actualidad (el tan consabido "en estos tiempos..."), va y casca que la culpa de todo no la tiene Adán, ni el cha-cha-chá, ni el waterpolo ni siquiera Yoko Ono, sino... ¡los nuevos ricos! Tócate los pies. Si es que todo el mundo tiene a un muñeco del pin-pan-pun a mano. También los ricos tienen al suyo, no faltaba más: los recién llegados, que no saben comportarse, no conocen los códigos de la familia y lo echan todo a perder. Si es que no a todos se les ocurre tener cuentas piratas en Suiza, solo a los que lo llevan haciendo desde siempre. Será.

jueves, 2 de febrero de 2012

Robobos


La Fundación Gerardo Diego dona a la Biblioteca de Marcelino Menéndez Pelayo el facsímil (que es como se dice fotocopia en fino) de un cuaderno de Gerardo Diego que estaba en casa de su hija (¿pero el material de Gerardo Diego no era precisamente lo que se donó al ayuntamiento? ¿no debería estar este cuaderno en la fundación al alcance de todo el mundo?) donde aparece transcrito de su puño y letra un libro valiosísimo de Pedro Soto de Rojas cuyo original no se sabe dónde está. De traca. Y encima lo dicen.

Camelo

Abro el último libro de Pureza Canelo, directora de la Fundación Gerardo Diego (sueldo millonario, amiga de la hija del poeta), publicado en Renacimiento (¿cuánto habrá de panes prestados?) y leo: "duendes fluorescentes" (o algo parecido, pero peor). Cierro el libro.

No hay remedio

En el último Diario Médico se publica un artículo en el que se explica que gracias a unos huesos conservados en el cementario de la iglesia de la Santa Trinidad, en Londres, se ha podido extraer el ADN de la bacteria que provocó la epidemia de peste que asoló Europa en el siglo XIV. No se volverá a repetir. Las bacterias están desactivadas. Las conocemos y también a la vacuna.

Santander padeció varias epidemias de peste. Pero los antiguos cementerios santanderinos (el de la Calle Alta, por ejemplo) están todos perdidos. Qué malos herederos somos. Hasta de muertos tienen que inventar otros.

Rewind

Muchas tradiciones, muchas consejas, muchos cuentos, son artefactos mentales que albergan claves de interés para el futuro, recursos mnemotécnicos que sirven para traer al presente conocimientos a la espera de ser activados cuando necesarios.

Me viene ésto a la cabeza con la relectura de "La onjana y el sevillanu" de Juan Sierrapando, imprescindible.

Contacto

Cuando el lenguaje, producto netamente mental, toma tierra, se convierte en topónimo.

Landeral, Picu Llen, Mies de la Mar, Sel Envernizu... qué preciosidades.

Archivu del blog