martes, 29 de enero de 2008

Reflexión de Goethe arrecugía por Eckermann, poeta alemán.

Veo a muchos hablando de la grandeza o de la pequeñez de la literatura alemana ensin saber lo que dicin; preocúpame muchu´l sindiu que metin, esi marmuriu sordu enos salones tan molestu: preocúpame la sinrazón, peru sobre too preocúpame que los que pudían combatir esos mal acabildráos pensamientos agutin no séi si por miéu o por galbana; bastaría, cudo yo, con que dellas presonas de geniu s´asuntaran nuna idea pa qu´esa idea juera dieldu d´otras de mayor o similar potencia; peru daque hay nel geniu que se resisti a reconocesi a él mesmu, daque hay de muerte en vida nel pensamientu de los que pudiendo jacer no jacin. El que duda, y no actúa, amás de cometer un error, comete una injusticia.

jueves, 24 de enero de 2008

Anantes, cuandu Venecia no desistía. Victoria Pérez Escrivá

Anantes, enas canales de Venecia no bía augua sino vinu. La genti fingía caesi a daque canal pa echar un tragu. Salía más baratu qu´enos bares. Venecia estaba enllena de genti esesperáu que s´arrojaba a las canales. Angunos bibían pa ulvidar, otros lo jacían por puru gustu. Los gondoleros trebajaban muchismu. Pasaban el día salvando genti y remando y cantando. Siñalaban aquí y allá, y dicían en voz alta ¡bellisimo!, pa que los turistas no s´arrecataran. Too´n vanu. En cuantis escuidábanse anguien atirábase al augua. Los que más caían eran los hombres qu´acababan de ruemper cona su novia, o los que pirdían tol su dineru nel juegu. Tamién caíanse las mujeres, peru sólu un pocu. Jasta qu´anguien arriscatábalas. Preferiblemente un gondoleru con voz de barítonu.

- ¡Altu àhi!, esti cuentu no me lo creo. Yo he estáu en Venecia y enas canales no hay vinu, sino augua.
- Güenu, peru es que pasó jaz bien de tiempu. Anantes de qu´en Venecia hubiera augua.
- Da igual, no me lo creo. Sedrá mejor que lo espiences otra vez.
- D´alcuerdu.

Anantes, enas canales de Venecia no bía augua. Ni vinu. Las canales estaban ensuchas, los bares ensuchos, la genti caminaba polas calles zarrapastreando y pidiendo un vasu augua. Antonzas entuvía no bía allegáu el diluviu universal, el del Arca de Noé y tolos animales.

- ¡Ah, sí, ya m´alcuerdo!

Güenu, pus no lluvía. Ni una gota. Los gondoleros no tinían trebaju. En rialidá no bía gondoleros. Sólu barrenderos qu´esbarrían las canales y cudaban: “No estaría mal que por aquí pasara un pocu augua, entalde culillas y papeles. Y que hubiera unas barcas grandes que pudiéramos llamar góndolas. No estaría mal allevar un remu entalde escoba. No istaría mal cantar entalde pasar el día rutando”. Too eso cudaban enanque esbarrían. Angunu echó una solicitú al aluntamientu, peru náa. A la final acababan enas tabernas, esesperaos, y bibían vinu jasta arranasi.

- ¡Apara! Bíamos dicho que náa de vinu.
- Güenu, sólu ha síu un vasu.
- Ni una gota.
- Oyi, si quiés que no jaya vinu, cunta tú l´hestoria.
- D´alcuerdu.

Anantes, en Venecia bía muchísmu augua y no bía ni una gota de vinu. Los gondoleros cambaleaban a los enamoraos enas góndolas y cantábanlis n´italianu. Los barrenderos no bibían y esbarrían pocu. En Venecia tol mundu diba bien tresnáu y naide atiraba papeles o botellas al suelu. Un día cayóse un niñu a una canal. Al escape un gondoleru llamáu Antonio arrescatolu col su remu. Juéi una aventura pal pequeñu y los padres asustáronse un pocu. Peru Antonio púsose a cantar y toos felices. L´augua estaba siempre limpiu, el cielu era azul, los pájaros no perdían plumas, la genti no pisaba el céspede. Tol mundu saludábase: ¡Buona sera!, ¡Buon giorno!, dicían. Naide diba a los bares, naide bibía vinu, tampocu cumían carni, ni grasas. Too a la plancha con verduras y náa d´azúcara, ni jarinas refinaos. La pasta, pruhibíu, sólu pasta entegral y mínimu dos litros d´augua al día. Pruhibíos los jelaos y las bibías gaseosos. Ni fritos ni rebozaos. Naide usaba mejer pasta con carni, ni carni con patatas. Tol mundu supía qu´el tomate no es una verdura, sino que pertenez a la familia de los frútidos y a naide ocurríaseli aponer tomate nuna pizza.

- ¡Cómu! ¿Quiés icir que las pizzas no allevaban tomate?
- No.
- ¿Y quesu?
- Tampocu. La lechi y el quesu tamién estaban pruhibíos, y´l café con lechi con zumu de naranja. La fruta cumíase ente horas. Al menos media hora anantes del almuerzu, o dos horas dimpués. Si no, calez nel estuémagu y truca´n vinu.
- ¿En vinu?
- Sí, en vinu. Angunos, los más esesperaos, mejaban las salchichas conos pláganos o´l café conas naranjas. Lo jacían pa ulvidar.
- Camiento qu´esti cuentu a la final siempre llévamos al mesmu sitiu.
- Sí, es lo que pasa con daque cuentos. Jagas lo que jagas siempre acaban igual.
- A la mejor, si cambiámosli el principiu...
- Tiés razón, mudar d´aires siempre vien bien. Esti cuentu espenzará n´otro lugar.

Anantes, cuandu Venecia no desistía...

domingo, 20 de enero de 2008

Fragmentu de Muerti y vida de las palabras. Bernardo Atxaga

Ya ves, las palabras no siempre surdin
en ermas árias industriales;
no son necesariamente frutu
de las uficinas de propaganda.
Surdin a veces ente risas,
y paecin vilanos nel airi.
Amira cómu marchan cara´l cielu,
cómu está nevando cara riba.

viernes, 18 de enero de 2008

Invitación de Cristu. Ángel González

Dijo:
Coméi, ésti es el mi cuerpu.
Bebéi, ésto es el mi sangri.
Y enllenose´l su entornu a móu
de hienas,
de vampiros.

martes, 15 de enero de 2008

Fragmentu de L@s emisari@s de la náa. Una hestoria del nihilismu rusu. Anónimu

La biblia diz que la Tierra es el reinu de los demoños (Isaías 13:11, Revelación 12:9), aun cuandu la mesma biblia diz que dios creó la Tierra (Génesis 1:1). Si eso es lo que to@s esperan, antonzas eso es lo que sedrá. Cumu diría un/a militante nihilista: es el nuestru reinu y mosotr@s podemos jacelo un “cielu” o un “infiernu”. Peru si a la que tengamos de tomar tal decisión mos movemos por prejuicios, absolviéndomos a mosotros mesmos de tal responsabilidá (delegando en cualaquier pentasma o líder autorizáu), a güen siguru sedrá un reinu demoníacu.

domingo, 13 de enero de 2008

Fragmentu de Vida. José Hierro

Dimpués de too, too ha síu náa,
a pesar de que un día lo juéi too.
Dimpués de náa o dimpués de too
supi que too no era más que náa.
Grito: “¡Too!” y l´ecu diz “¡Náa!”
Grito “¡Náa!” y l´ecu diz “¡Too!”
Abora séi que la náa lo era too
y too era cernáa de la náa.

viernes, 11 de enero de 2008

Esi árbul (d´autor escunucíu; tomáu d´internet)

Es falsu que tragase la grana o la similla d´una fruta puea provocar el crecimientu d´un árbul nel estuémagu, un árbul qu´ajondaría las sus ráices enos reñones, enos entestinos. Esa quima enrosetáa que surde pocapocu ente los mis dientes acemangando con cargase de fruta nel veranu tien de tener, antonzas, otra desplicación.

miércoles, 9 de enero de 2008

El sol enos ojos (tomáu de la vida rial)

En Torlavega, ena tarduca, una güela amirando al su nietu, en carritu:

"Caru, con esos ojos cumu soles, normal que no seas pa durmir, ¿nordá?"

martes, 8 de enero de 2008

Detalle d´un paisaje invisible de noviembri. Inger Hagerup

En ciertu escampáu un país de ñebla llamáu Yo
- y allí no quedan caminos - alcontré una vieja siñal.

La su curujáa flecha siñalaba llamizas
y kilómetros y más kilómetros de ñebla.

Inútilmente intento escifrar un signu, adivinar un llamatu.
La lluvia ha esborráu lo que juera qu´endicaba la siñal.

Y cara allá es cara onde sé que caminé daque vez.
¿Cuándu espareció? ¿Cuándu me perdí?

Voy a tentujones ente la ñebla cara esa palabra
que me jaría acertar col caminu de güelta.

Nun país de ñebla llamáu Yo
hay una siñal ensin caminu que m´impidi empontigar.

viernes, 4 de enero de 2008

Posicionamientu web

Por baju, a la isquierda

Archivu del blog