miércoles, 30 de mayo de 2007

Primer amor. Manuel Rivas

Gaby, Grabiela es mayor que yo. Yo cudo que muchu más mayor.

Llévame, polo menos, dos años. Dimpués de tantu tiempu no cuntaba con alcontrala n´aldea, n´Aita, peru allí estaba, asejáa segleucamente nel poyu de piedra de los Brandariz ente dos tiestos de geranios.

- Hola.
- ¿Qué tal?
- Bien. ¿Y tú?
- Bien. Muy bien. Güenu, fatal.

En rialidá era muchu más mayor que yo. Tres años, quiciás.

- Estás un pocu esmedráa.
- Tú tamién estás esmedráu.

Llevaba una saya larga y tinía los pies esnugos. Eran unos pies grandes, de paisanu.

- Estuvisti juera.
- Sí.
- Yo igual marcho tamién.
- ¿Sí, hom?
- Sí voy a marchar. Estoy cavilando jacer un viaje. Peru bien lejos, ¿sabis?, Australia o jardallá.
- Sedría fabulosu.
- Sí, a güen siguru que marchi p´Australia. Un amigu míu tien los padres allí. Jízose radioaficionáu y parla con ellos pola nochi.
- Yo estuvi en Barcelona, ¿sabis? Viví con genti y asina.
- Ah, Barcelona, claru. Nunca jiz un viaje, ¿sabis? Gustaríame jacer daque potente. Australia o daque asina.
- Tien de ser alucinante. Tan lejos.
- Diz el mi amigu que si jacemos un juriacu dende aquí qu´altravesara la tierra enteru que salíamos a Australia. ¿Qué tal en Barcelona, tú?
- Bien. Güenu, regular. Mal.
- El mi amigu regalome un reló. Espiértame con música de cumplieaños feliz. Happy birthday to you. Tamién tien la hora qu´es en Tokiu, y en Londres, y en Nueva York. Y pueis anotar teléfanos y guardalos. Es cumu´n ordenador. Amira, amira, fíjate.
- ¡Meca, qué bien, es pentásticu! ¿Sabis? Teno una nena.
- ¿Una nena?
- Sí, ¿quiés vela?

E invitome a pasar, sunriendo, cumu si li lijara sunriír.


martes, 29 de mayo de 2007

Fragmentu d´El Quijote. Miguel de Cervantes

La libertá Sancho, es unu de los más preciosos dones qu´a los hombres dierin los cielos; con ella no puein iguase los tresoros qu´escuende la tierra ni la mar encubre; pola libertá asina cumu pola honra se puei y se debi aventurá-la vida, y, pol contrariu, el cautiveriu es el mayor mal que puei vinir a los hombres.

lunes, 28 de mayo de 2007

Fragmentu d´Oblomoff. Ivan A. Goncharov

- ¡Amái a los hombres! – gulvía a icir Oblomoff.

- ¿Cómu quier vusté qu´amemos a tolos hombres? - runflaba Penkin -. No se puei amar al desplotador, al fatu, al alabanciosu. Al contrariu, tien de se perseguir, estalingar, desterminar. Y si esto no puei ser, arrequejalos, abaldonalos.

- ¿Abaldonalos? - desclamó Oblomoff -. ¿Quier icir qu´es ésti´l caminu qu´empuntiga la devina miselicordia? Ésta, que jirma por abracar nel su senu inclusen al ser humano más alrevesáu, ¿podrá aprebar daque asina? El pior de los hombres es, a la fin, esto: un hombre, un hermanu muestru, modeláu col mesmu barru que toos mosotros. ¡Abaldonalos! – desclamaba Oblomoff, echando ojáas al su alredor.

- ¡Vusté allegará muy lejos! – dijo derréu Penkin.

Oblomoff arrecatóse del calu de las sus palabras; agutó, esbozó y gulvió a asejase nel diván.

sábado, 26 de mayo de 2007

La canción del croupier del Mississipi. Leopoldo María Panero

Jumu muchu. Masiáu.
Jumu pa risca´l tiempu y a veces oyu la radiu,
y oyu pasá-la vida cumu quin pon la radiu.
Jumu muchu. Nel ceniceru hay
ideas y poemas y voces
d´amigos que no teno. Y teno
la boca escripía de sangre,
y sangre que sal de las risquiezas del mi crániu
y toa la mi alma sabi a sangre,
sangre frescu no séi si de chon o de hombre qu´ero,
en tola mi alma con tarjazos de mujeres y niños
que se muevin ingenuos, arremacejos,
nesta vida que ya séi.
Tentújome´l pechu de súpitu, acolecháu,
y no reconozo dengún corazón. No hay,
no desiste en naide esa cosa llamáa corazón
sino quiciás nel alcohol, nesi
sangre que yo bebo y qu´es el sangre de Cristu,
el únicu sangre nesti mundu que no desisti
qu´es cumu´l mal programáu, o
cumu fábrica de vida o un sastre
que tien olvidáu quín es y sigui viviendo, o
quiciás el reló y las horas pasan.
Tentújome, acolecháu, los ojos y los pies y la déa
de la manu la meto nel oju, y estoy cirosu
y la mi vida aguliendo.
Y sueñu que he vivíu y que me llamo de daque móu
y esti cuentu es ciertu, esti
labarientu que dejan entevéi los mis ojos,
esti deliriu en Veracruz, y qu´esti
país es ciertu esti lugar amejáu al Infiernu,
que llaman España, teno uyíu
a los muertos que´l Infiernu
es mejor qu´esto y apaécesi más.
Dígome que soy Pessoa, cumu Pessoa era Álvaro de Campos,
dígome qu´estar borrachu es no estalu
tola vida, es
estar borrachu de vida y no de muerte,
es un sangre distintu d´esi otro
espesu qu´esmullase polos tejáos y polas parées
y los juriacos de la vida.
Y es que no hay otra cumunión
ni otru esparajismu qu´esti del vinu
y dengún otru sexu ni mujer
qu´el vasu alcohol besándome los lebios
qu´esti vasu alcohol que llevo nel
celebru, enos pies, nel sangre.
Qu´esti vasu vinu escuru o blancu,
de ginebra o de ron o lo que sea
- ginebra y cerveza, pinto´l casu -
qu´es cumu la infancia, y no es
ajuyía, ni evasión, ni sueñu
sino la lígrima vida rial y tolo pusible
y ***arruño*** derréu la copa cumu´l gargüelu de la vida y cuentu
a daque ser qu´es probable qu´estéi
àhi la vida de los dioses
y unos días ero Caín, y otros
un jugaor de póquer que bebi güisqui tan pichi y otros
un cazaor de dotes que por otro láu teno síu
peru lo míu es cumu en “Lambeízu pájaru de mozandá”
un cazaor de dotes jermosu y alcohólicu, y otros días,
un asesinu arregucíu y sicóticu, y otros
anguien que ha muertu quín sabi jaz cuántu,
en qué ciudá, ente marineros ebrios. Angunos
alcuérdanme, dicin
cola copa ena manu, parlando muchu,
parlando pa poder desistir de que
no hay náa mejor que icise
a sí mesmu una proposición de Wittgenstein mientras subi
la marea del vinu nel sangre y l´alma.
O bien anguien perdíu enas galerías del espeju
a buscu la su novia. Y otras veces
ero Abel que tien un plan perfeutu
p´arriscatar la vida y tresná-los hombres
y tamién a veces lloro por no ser un esclavu
negru nel sur, llorando
ente las plantaciones.
Es tan bella la ruina, tan prefunda
séi tolas sus colores y es
cumu una sinfonía la música del acabamientu,
cumu música que tocan nel más allá,
y ya no teno sangre enas venas, sino alcohol,
teno sangre enos ojos de borrachu
y l´alma invadíu de sangre cumu d´una gumitona,
y gumito l ´alma polas mañanas,
dimpués de pasar tola nochi juriando
frente a una muñeca de goma que desisti Dios.
Escribir en España no es llorar, es beber,
es bebé-la zuna del que no se resizna
a murir enas ***esquinas***, es beber y mal
icir, blasfemiar escontra España
escontra esti país sin dioses peru con
estatuas de dioses, es
beber ena ilesia con música d´órganu
es se arranar borrachu enos recitales y manchas de vinu
tintu y sangre “Le livre des masques” de Rémy de Gourmont
se arranar húmidu babión y fatu y
se tumbar cumu´n árbul ante los farolillos
d´esta verbena cultural. Escribir en España es tener
resmeando nel sangre esti alcohol rilochu que ya
no justifica náa ni naide, denguna sombra
de las que allí bía al principiu.
E icir al murir, cuandu tea
ya ena boca y cabeza la baba del suicidiu
surgañali a las sombras, a las tantas qu´hay y pentasmas
nesti paraísu pa horrabis
y tamién a los ciervos que teno visto nel monti,
y a los pájaros y a los lobos ena calle y
asechando enas ***esquinas***
“Fifteen men on the Dead Man´s Chest
Fifteen men on the Dead Man´s Chest
Yahoo! And a bottle of rum!”

martes, 15 de mayo de 2007

Meditación. Marco Aurelio

Descava dientru. Dientru está la juenti del bien, que puei manar de continu, si descavas de continu.

Pórticu

Los antiguos altos jornos de los alreoris de la badía de Sanander tumbarin los bosques de Cantabria dendi cumienzos del siglu XVII. Junta la ilesia de Valvanuz, puntu de referencia pa la genti pasiegu, desisti el topónimu El Robledal de Todos, un cajigal que, cumu el sú llamatu seyencu deja enteveer, asina, en castellanu, es d´aprovechamientu coleutivu, cumuñal, razón pola que juéi pa sobrevivir.

Esti blog tien l´iti de sirvir cumu reportoriu literariu básicu pal necesariu procesu de normalización social del cántabru, una labor que tien de ser dir construendo enti toos pa beneficiu de toos.

Por favor, anotái enos comentarios aquellas variantes que vos paezan más ajallaízas pal común entendimientu. El ritmu es d´un testu curtiu o largu, sigún surda, por semana.

Espenzamos.

Archivu del blog