viernes, 28 de abril de 2017

Los plumeros también crecen entre los árboles

Una de las esperanzas que teníamos es que los plumeros no crecieran entre los árboles. Pues no: crecen. Lo podéis comprobar vosotros mismos en el bosquete (la siebi) que hay a los pies del centro de datos del Banco Santander, yendo para Solares, a mano derecha, pegado a la autovía: los plumeros despuntando, como las llamas de un incendio pálido, lento, entre los árboles.

Estamos a punto de caer en la sima.

En el Valle de Soba hay dos focos de plumeros, uno a la entrada del valle y otro a mitad, en ambos casos en los márgenes de la carretera. No son tantos, todavía.

En los taludes de la carretera que conduce a Santoña por las marismas también están empezando a aparecer. En Cabuérniga no sé si han dado ya el salto, pero la última vez que fuí habían invadido una de las laderas de la Hoz de Santa Lucía.

Hay que actuar ya.

jueves, 27 de abril de 2017

Arqueólogos en el solar de Tabacalera de la Calle Alta, ya

Leo que se ha despejado el solar anejo al convento de la Calle Alta. Es necesaria la presencia de arqueológos en las obras de inmediato.

miércoles, 26 de abril de 2017

Publicidad anti (la que hacen ellos)

Publicado hoy en EDM:



Es una carrera que organizan los policías locales de Cantabria, aquí. La publicidad lleva el logo oficial del Año Jubilar Lebaniego:



¿Unas garras agarrando (valga la redundancia) la cruz de Santo Toribio? ¿Pero estamos tontos o qué? ¿Hay alguien que se esté ocupando de controlar la publicidad del Año Jubilar?

Fotografía si no fotografías nada



En mi ciudad, noche.

martes, 25 de abril de 2017

Sopesando

La relación que mantiene nuestro avatar administrativo con nuestra historia es negociable.

Hay entes fantasmagóricos que cortan y cierran, dando rienda suelta al ciudadano despersonalizado, otros que han echado el ancla, los que la llevan arrastrando, esquilmando el fondo, los que se lo juegan todo a una carta, los que esconden la cabeza en la arena de playas artificiales, los que sueltan amarras, los que sueltan lastre, los que se aferran a un clavo ardiendo. La negociación está siempre abierta, es constante. El no darse por enterado y dejar que sean otros los que lo hagan es también negociar, y, mucho me temo, haciéndolo así es inevitable que sea a la contra de uno mismo.

La Universidad Pública del País Vasco, por ejemplo, se siente y declara heredera del proyecto de Universidad Vasca de diciembre de 1937 mientras que la cántabra no acusa recibo del proyecto de Universidad de Cantabria (sic) de noviembre de 1937, prefiriendo quedarse con la concesión franquista de los setenta. Son dos formas palmariamente distintas de relacionarse con el pasado.

En Cantabria están negociando pocos y de acuerdo con sus intereses (son pocos como pocos son los beneficiados): Revilla defendiendo el origen del castellano en Valderredible (ridículo) y el origen de España en Cosgaya (todavía más), por ejemplo.

Hay que dar un vuelco y que esta negociación empiece a ser tarea de todos.

¿Por qué?

Porque no podemos seguir con esta sensación de abandono que nos pesa desde al menos el año 37, cuando se apagaron las luces. La solución pasa por buscar soluciones entre todos.

El reposicionamiento de nuestras coordenadas administrativas en función de nuestra historia (que es mucho de lo que somos, no lo olvidemos) es fuente potencial de riqueza (y no me refiero solo a económica).

Hay que resolver: dónde situar la ganadería extensiva, por ejemplo, o dónde las soluciones de la arquitectura patrimonial, el papel de los concejos, de las tierras comunales, de las quemas o incendios controlados, nuestra red viaria tradicional, nuestra relación con el lobo, con el oso, las distintas fórmulas de reforestación puestas en práctica por nuestros antepasados, la relación con sus sentimientos de pertenencia y a qué, la noción de cambio que poseían, etc.

Es así.

Y que así sea no impide que además pueda ser de otras maneras, por ejemplo, que la investigación biomédica avance (cuánto más en Cantabria si nos hiciéramos respetar un poco más).

Tenemos que decidir cómo relacionarnos con el pasado, si nos va a servir de palanca a todos o si vamos a dejar que decidan unos pocos en provecho propio, como hasta ahora y desde hace al menos ochenta años.

El Último Vecino - "Mi chulo" cover La Zowi ft Lorena B



Trap.

Ñiscos

Cuántas vecis aparamos nochi ciegu ya a la puerta de Sobaos Luca, que nunca cierra, pa cumer al serenu, asejaos ena cera, ajambraos trelas muchas horas de meter jierros, trespuesto l´Escudu, unos güenos pizcatos de quesá.

Sobaos Luca ha abierto tienda ena calli Jisús de Monesteriu de Sanander. Merez dalu al reportoriu. Llevan dos semanas abiertos. Ahier merqué dos quesás. Están tan ricas cumu las d´Ontanea.

Y, amás, qué gustu sintir parlar pasiegu nel corazón de la ciudá.

lunes, 24 de abril de 2017

No lo olvides

domingo, 23 de abril de 2017

Dos novelas del año

La primera, La vegetariana, de la surcoreana Han Kang, en la editorial Rata, aquí. Creo que todavía no ha llegado a Santander. Nosotros la compramos la semana pasada en la librería de mujeres de Madrid, al lado de la Plaza Mayor, y la acababan de recibir.

La segunda, Cadenas, aquí, de Xabier López López, original en gallego, en la editorial asturiana Hoja de lata.

Las dos son magistrales.

viernes, 21 de abril de 2017

Peregrino Lebaniego Digital

Aprovechando que la Puerta del Perdón se abre este fin de semana quiero felicitar a los responsables de "Peregrino Lebaniego Digital", una iniciativa de diez, tanto por lo que es como por las ideas que promueve. Mi más sincera enhorabuena.

Archivu del blog